Un domingo cualquiera frente a la Catedral de Granada, rodeada de