Es difícil quedarse un rato mirando una beluga y no sentir empatía, el domingo pasé un día magnífico en el Oceanografic, inculcar a mis hijas el interés por la naturaleza