Hace mas de 30 años que descubrí la vía láctea en una oscura noche de verano en la Sierra de Segura, una visión que me cautivó, acostumbrado a vivir cerca del nivel del mar en una zona donde la contaminación lumínica apenas deja ver unas cuantas estrellas