Panorámica de la Plaza Mayor de Almagro.

La mayor singularidad de esta plaza se centra en sus lados mayores, donde se levanta un armónico conjunto de viviendas que se disponen sobre soportales en dos alturas, sostenidas por ochenta y cinco columnas de piedra de orden toscano, sobre las que descansan las gruesas zapatas y vigas de madera pintadas de almagre. Estas edificaciones de modestos materiales tienen su mayor originalidad en el doble piso de galería acristalada, que proporciona un característico sabor y notable originalidad al conjunto por tratarse de un caso singular de la arquitectura castellana. Estas galerías estuvieron inicialmente abiertas, eran de carácter público y se utilizaban para presenciar los espectáculos que tenían lugar en la plaza. Posteriormente, fueron cerradas. Sus ventanas balconcillos, al igual que los barrotes torneados, debieron de estar pintados de almagre, pero posteriormente, con motivo de la proclamación del rey Carlos IV en 1788, se pintaron de azul. Sobre las galerías, sencillos canecillos soportan el alero, y en el tejado, cubierto con teja árabe se levantan buhardillas encaladas, blancas chimeneas y algunas veletas de hierro. En el lado norte de la plaza, a la derecha desde el Ayuntamiento, se abre el callejón del Villar, donde puede observarse la estructura de la construcción de las viviendas, además de otros elementos, como una columna con capitel tallado en el que figura una jarra con azucenas. En el lado sur se localiza la antigua calle del Toril, hoy del Capitán Parras, en recuerdo de un hijo de este pueblo que murió en 1924, durante la Guerra de África. En esta calle se encuentra la casa de Diego de Molina el Viejo. El soportal y las galerías acristaladas se truncan con dos grandes columnas de granito que sostienen zapatas y una poderosa viga con escudos familiares. La portada enmarcada de piedra, de finales del siglo XVI, presenta un escudo con las armas de Molina, Dávila y Fajardo. Otras edificaciones mantienen algún tipo de interés, como dos casas con dinteles de piedra o la casa de los Rosales, con fachada de fines del siglo XVII.

Si te ha gustado... compartelo!
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *