Autoretráto con beluga

Es difícil quedarse un rato mirando una beluga y no sentir empatía, el domingo pasé un día magnífico en el Oceanografic, inculcar a mis hijas el interés por la naturaleza y la inquietud por su conservación no tiene precio, tuvimos la tremenda suerte además de que en el show de los delfines seleccionaron a las dos para estar en primera fila y poder acariciar a los delfines… es innegable la labor de divulgación que hacen estas instalaciones, pero no puedo evitar pensar en la desgraciada suerte de estos cetáceos encerrados en una piscina.

Si te ha gustado... compartelo!
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+11Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *