Hacer panorámicas junto al mar siempre supone un reto si queremos que las olas queden perfectas, pero si además nos empeñamos en disparar la panorámica sobre la línea en la que rompen las olas,